Uno de los placeres de viajar por el mundo es descubrir la gastronomía típica de las diferentes culturas que lo habitan. El Mediterráneo y sus diversos pueblos poseen sabrosas tradicionesque, si bien son muy similares en sus ingredientes, difieren completamente en su resultado final, dotando a la cuenca del Mare Nostrum de un abanico casi infinito de deliciosos platos.

 

La Costa Cálida es una de esas zonas mediterráneas cuyos sabores son un auténtico placer para los sentidos, y las rutas gastronómicas de Mediterranean Unique Experience son la mejor opción para poder descubrir las excelentes tapas de la Región de Murcia.

 

 

Esta zona de levante es conocida en España y fuera de sus fronteras como “la huerta de Europa” debido al extenso vergel que la compone y su alta producción de frutas, verduras y hortalizas de gran calidad. Pero no solo son estos los manjares que posee: los deliciosos embutidos obtenidos del cerdo gozan de una popularidad inmejorable y son una de las joyas gastronómicas de la Región de Murcia.

 

Aunque nacieron hace siglos debido a la necesidad que tenían las familias de conservar la carne para que pudiese ser consumida durante meses e, incluso, años, los embutidos siguen siendo parte de la cultura española. De hecho, se podría decir que uno no ha conocido estas tierras si no ha probado estos bocados generosamente condimentados.

 

Longaniza seca

El más popular de estos manjares, la longaniza, es un embutido elaborado con carne magra de cerdo picada y su tocino que se adoba con especias como la pimienta negra, el pimentón o el orégano. Esta mezcla de carne y especias se introduce en una alargada tripa de cerdo para consumirse de diferentes formas. Aunque es muy común freírla por su resultado jugoso, la manera más tradicional de degustarla en todos los municipios de Murcia es secando la longaniza durante varios días para curar su carne. El fiambre que se obtiene es de un sabor excelente, y disfrutarlo junto a un poco de pan y una copa de vino o caña de cerveza lo convierte en una tapa de lo más exquisita.

 

 

Blanco murciano

Otro de los bocados que se pueden encontrar en cada ventorrillo de la zona es el blanco murciano, un embutido que se realiza con panceta, magro y carne de cabeza de cerdo en corte grueso aderezado con sal, pimienta blanca, anís molido y huevo. Tanto cocido como pasado ligeramente por una plancha bien caliente, un corte de esta tripa a la hora del aperitivo resulta delicioso.

 

 

Butifarra de hígado

Muy parecido al embuchado catalán por su color oscuro, la butifarra de hígado es también uno de los embutidos que más se demandan en las excursiones a los numerosos restaurantes de comida típica murciana. Este fiambre se realiza, como bien deja su nombre al descubierto, con hígado de cerdo además de su carne magra, su sangre y panceta. Probar unas lonchas de una buena butifarra de hígado se hace imprescindible en cualquier paseo gastronómico por la zona.

 

 

¿Quieres disfrutar al máximo los auténticos platos mediterráneos con los productos de mejor calidad? No esperes más y descubre con los tours y excursiones de Mediterranean Unique Experience un mundo lleno de suculentas tapas que te sorprenderán.

 

Share This