En Cartagena, la llegada de enero significa disfrutar de varias jornadas llenas de sabrosa gastronomía local y actos tradicionales en una de las zonas más castizas de la ciudad: el equipo de Mediterranean Unique Experience nos acercamos al barrio de San Antón a pasarlo en grande en las fiestas en honor a su patrón, San Antonio Abad porque, como reza el refrán, “hasta San Antón, Pascuas son”. ¿Nos acompañas?

 

 

Desde los primeros días de cada año, la alegría invade las calles de esta barriada cartagenera atestada de vecinos y visitantes que no quieren perderse las celebraciones y costumbres que aquí se disfrutan desde hace casi 200 años.

Aunque existen muchos alicientes para visitar los festejos de esta barriada como una paella gigante, talleres y juegos para los pequeños, teatro y actuaciones musicales, o torneos deportivos, los reclamos más populares para que vecinos de otros lugares acudan son la romería en honor a San Antón, el “pulpo a la cartagenera”, delicia preparada con pulpo de roqueo en grandes planchas y aderezado con una mezcla de aceite, vinagre, limón y sal, y la Bendición de los Animales en la plaza de la iglesia.

El origen de estas fiestas data de mediados del siglo XIX, cuando los vecinos de la zona comenzaron una romería en honor al santo y que, actualmente, se sigue llevando a cabo. El sensacional paseo de caballos desde la capilla del cementerio hasta el corazón del barrio al son de una banda de cornetas y tambores es una atracción que no deja indiferente a nadie.

 

 

Pasear por San Antón en estas fechas es una experiencia única y diferente gracias a la gastronomía típica de las fiestas. Los bares del lugar sacan sus barras a la calle regalando un espectáculo sorprendente, el aroma a “pulpico” asado invade cada rincón, y todos los puestos donde degustar este plato son parada obligatoria donde seguir los fastos durante horas mientras familias enteras participan al tiempo en las innumerables actividades programadas a lo largo de casi todo el mes. Como postre, otro protagonista, “los rollicos de San Antón” hechos con harina, agua, aceite y anís son de cata obligada; siempre ricos, artesanales y fáciles de adquirir en las panaderias y confiterias del barrio además de en la puerta de la iglesia, estos dulces prometen fortuna a quien los compre y pareja a los solteros que logren “robar” uno de ellos.

Tras días jovales comiendo y bebiendo, el 17 de enero de cada año, día del patrón, llega la “bendición de los burros”, una costumbre que congrega en la plaza de la iglesia del barrio a cientos de cartageneros y forasteros que llegan con sus mascotas y más animales a que reciban el agua bendita que el párroco les lanza desde la balaustrada de la iglesia. Perros, gatos, conejos, caballos y hasta serpientes se pueden ver este día en San Antón, ¡un auténtico arca de Noé en medio de la ciudad! La Diana Floreada, el Gran Baile del Vermú y la procesión del Santo Patrón por estas calles cartageneras son el colofón a estas fiestas.


Desde Mediterranean Unique Experience recomendamos hacer una ruta turística por estas fiestas si en las fechas estás de visita en Cartagena, Murcia o alrededores. ¡Anímate a venir con nosotros y conocerlas en profundidad!

Share This